Abogados civiles Abogados inmobiliarios

Abogados de embargos: ¿Cómo funciona un embargo en España?

embargos

Estar frente a un embargo, ya sea como deudor o acreedor es una situación que requiere conocer a fondo los aspectos legales que implican. Por ello, te damos a conocer lo que ordena la ley para evitar los menores perjuicios posibles en materia de tiempo y dinero. A continuación, te explicamos los requerimientos, las reglas, el proceso, y los bienes susceptibles de ser embargados, así como consejos a seguir en un procedimiento de embargo.

Lo primero es definir en el ámbito jurídico qué es un embargo, es un método amparado por la ley para asegurar el pago de una deuda, a través de la retención de bienes determinados con cierto valor económico estimados al valor de la deuda. Estos bienes pueden ser bienes físicos o financieros que se podrán vender posteriormente y obtener así un beneficio económico equiparable a la deuda.

Existen dos maneras de proceder ante un embargo; si se llega a un acuerdo, el acreedor puede señalar los bienes del deudor que considera que serán suficientes para alcanzar el pago de la deuda. Por el contrario, si no se llega a un acuerdo podrás optar por la vía del embargo judicial, donde el Juez o el organismo competente le requerirá al ejecutado para que manifieste sus bienes que sirvan para cubrir la deuda. Si, por cualquier motivo, el ejecutante no puede hallar los bienes del ejecutado podrá solicitar al Juzgado o Tribunal que investigue el patrimonio del deudor.

Existen ser de 2 tipos de embargos, según el avance del proceso:

  • Embargo preventivo: Cuando se conoce que una persona u organización será imputada en un proceso judicial y se quiere salvaguardar el cumplimiento de la sentencia. Protege al acreedor en el caso de no llegársele a pagar, así como si se demorase el cumplimiento del pago.
  • Embargo ejecutivo: Se produce cuando queda establecida la sentencia de la obligación del pago. El juez ordena la retención de los bienes del deudor para pagar la deuda.

En caso el deudor no llegase a honrar su deuda, el acreedor puede solicitar por vía judicial la investigación patrimonial del deudor. Si tras esta investigación se encuentran bienes de índole patrimonial, estos serán bloqueados.

Al tomarse esta medida, las entidades públicas y privadas están obligadas a colaborar con la investigación y acciones de ejecución.

De no encontrar bienes patrimoniales a nombre del deudor, con la demanda de embargo ejecutivo, se puede solicitar al Juzgado acceder al Punto Neutro de Información Patrimonial para que se investigue más a fondo información como cuentas bancarias, datos fiscales, y de Seguridad Social del deudor. En el momento que se halle dicha información, se podrá solicitar al Juzgado el embargo de los bienes que el acreedor considere necesarios. Sin embargo, tienes que saber que no se puede embargar cualquier bien o de cualquier manera. Para ello hay un conjunto de reglas a seguir.

Reglas que se siguen para realizar un embargo

  1. El embargo tiene que ser proporcional a la deuda que se reclama. No se puede embargar todos los bienes del deudor, sólo se embargarán aquellos bienes que sean suficientes para cubrir la deuda.
  2. No se embargarán los bienes si el deudor ingresa la deuda en la cuenta del Juzgado (más el 30% del presupuesto para intereses, costas y gastos de la ejecución), en un plazo de diez días desde que reciba la demanda en su casa o a través de su procurador. En la práctica, hay embargos (como el embargo de cuentas bancarias) que se hacen antes de este plazo o incluso antes de que le llegue la notificación de la demanda a su domicilio para evitar que el deudor deje la cuenta a cero.
  3. Hay determinados bienes y derechos que no se pueden embargar, como aquellos que no son de contenido patrimonial, los que la ley declara como inembargables, el ajuar doméstico y mobiliario indispensable de la casa del deudor, los instrumentos para el ejercicio de su profesión, los bienes religiosos y, en general, aquellos bienes como alimentos, combustible y otros que, según el Juez, resulten imprescindibles para que el deudor y las personas que dependen de él puedan atender a sus necesidades con dignidad.
  4. El embargo de nómina, salario, sueldo, pensión o retribución plantean una limitación del deudor: no se puede embargar las cantidades del deudor que no superen el Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Si el salario del deudor está por encima del SMI, solo se puede embargar el 30% (hasta el segundo tramo de SMI), al 50% (para el tercer tramo) y así progresivamente. Pueden embargar el 90% desde el sexto tramo del SMI.
  5. Si el deudor recibe varias nóminas, pensiones o salarios, todo se suma para calcular el límite inembargable.
  6. Si las deudas son por pensiones de alimentos a favor de los hijos o compensatoria a favor del cónyuge, no se aplica la limitación del embargo del SMI mencionada anteriormente, ya que se consideran derechos de especial protección. Sin embargo, en la práctica, los Juzgados suelen moderar ese embargo y establecen una cantidad a embargar de tal manera que le dejan al deudor un salario o pensión mínima para vivir.
  7. Es posible hacer un segundo embargo sobre un bien que ya está embargado por otras deudas. En este caso, tendría preferencia de cobro el primer acreedor que haya efectuado el embargo. Una vez lo cobre, si sobra, el segundo acreedor cobraría su embargo.
  8. En cualquier momento se puede solicitar una mejora del embargo. Por ejemplo, si en un determinado momento, el deudor no tiene bienes, pero luego sí porque empieza a trabajar, podemos solicitar el embargo de esos nuevos bienes o derechos.
  9. Si el deudor genera más deuda, es posible una ampliación de la ejecución. Uno de los casos más comunes es cuando el deudor ha sido condenado al pago de las costas procesales del juicio. Si nos las paga, pueden aumentar el importe principal que hemos ejecutado.
  10. Las costas y los gastos del proceso de ejecución están a cargo del deudor ejecutado, como ya hemos explicado. El acreedor puede recuperar los gastos de ejecución si aumenta el importe a ejecutar del deudor.

Teniendo en cuenta estas reglas, y de no llegar a un acuerdo entre el deudor y el acreedor, el Letrado de la Administración (LAJ) será quien embargue los bienes del deudor. En este caso, el Letrado aplicará el principio del embargo del bien que mayor facilidad de venta proporciones y de menor perjuicio para el ejecutado.

Orden de los bienes susceptibles de embargo

Si no se puede aplicar el principio mencionado líneas arriba, se sigue el siguiente orden de los bienes a embargar a través de un juicio monitorio:

  1. El dinero o cuentas corrientes de cualquier caso.
  2. Créditos y derechos realizables en el acto o a corto plazo, títulos, valores u otros instrumentos financieros que se puedan negociar en un mercado secundario oficial de valores.
  3. Joyas y objetos de arte.
  4. Rentas en dinero, de cualquier origen.
  5. Intereses, rentas y frutos de toda especie.
  6. Bienes muebles, acciones, títulos o valores que no admiten cotización oficial y participaciones sociales.
  7. Bienes inmuebles.
  8. Sueldos, salarios, pensiones e ingresos procedentes de actividades profesionales y mercantiles autónomas.
  9. Créditos, derechos y valores realizables a medio y largo plazo.
  10. El embargo de empresas.

Terminada la fase del embargo de los bienes correspondientes, estos se tienen que convertir en un valor equiparable a la deuda que se reclama, este es el llamado procedimiento de apremio, en el cual se pone a disposición del ejecutante (acreedor) la cantidad de dinero que reclama.

Forma de pago de la deuda al ejecutante

El ejecutante o acreedor, puede recibir el pago en dinero en efectivo en euros o divisas convertibles, descontando la conversión previa, el valor de un bien en dinero, los saldos de cuentas corrientes y otras formas bancarias de disposición inmediata.

Si los bienes embargados son acciones, obligaciones u otros valores que sean admitidos en el mercado, el Letrado LAJ ordenará su venta. En cambio, si los bienes embargados son participaciones de una empresa que no cotizan en la Bolsa, se venderán según los estatutos de venta de participaciones de dicha empresa.

Si se decide entregar en forma de bienes, la forma de la entrega de la deuda al acreedor se puede realizar de 3 maneras:

  • La entrega del bien embargado, tras una valoración económica.
  • Venta forzosa en subasta pública, luego de la valoración económica correspondiente.
  • La administración forzosa de los bienes embargados que le producirán rentas y ganancias al acreedor.

Recomendaciones ante un embargo

Te aconsejamos contar siempre con un abogado especialista en ejecuciones, embargos y apremios, ya que la regulación es muy extensa y compleja. De esta manera evitarás, si estás afrontando un embargo, que se subasten o se adjudiquen tus bienes muy por debajo de su valor, poniéndote en desventaja en la valoración de tus bienes.

Si eres acreedor, es normal que quieras saber qué bienes tiene el deudor, en qué empresa trabaja o dónde tiene cuentas bancarias. Puedes ver los bienes inmuebles que el deudor tiene a su nombre a través de la página oficial de los Registradores de la Propiedad. Para conocer la información de sus cuentas bancarias y su nómina, te aconsejamos que pidas la asesoría de un abogado especialista en embargos.

Artículos similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *