Abogados laborales

¿Qué es un abogado laboralista?

qué es un abogado laboralista

Sin duda, un momento duro en la vida es tener que afrontar un despido, especialmente si eras un trabajador que llevaba tiempo trabajando en una empresa. ¿Qué hacer en caso de que te hayan separado de tu empresa en condiciones desfavorables que vulneran tus derechos o recibieras una compensación económica que no está acorde a tu tiempo de servicio? Aquí entra la figura del abogado laboralista. Quédate leyendo para conocer el trabajo del abogado laboralista y de qué maneras te puede ayudar.

El abogado laboralista es el profesional en Derecho laboral, cuyas ramas de especialización son el derecho laboral individual, el derecho laboral colectivo y la Seguridad Social.  Se encarga de regular las relaciones entre el trabajador y el empleador, la actividad de los sindicatos, y los temas relacionados a la Seguridad Social contemplada por el Estado. 

El concepto de laboralista del siglo XXI ha sido uno de los temas tratados en el VI Congreso de la Asociación Nacional de Abogados Laboralistas y Graduados Sociales celebrado en Barcelona en el mes de noviembre de 2005. En ese encuentro se estableció que el abogado laboralista interviene en la regulación del contrato de trabajo, de salvaguarda del equilibrio entre las partes de un contrato pero protegiendo a la parte más débil del contrato, el trabajador; es regulador del  conflicto laboral y participa en la solución del mismo mediante la intervención de la justicia laboral.

Código ético de los abogados laboralistas

Un abogado laboralista tiene sólidos valores morales que son la garantía de protección de los derechos laborales de sus clientes. Estos valores son principios fundamentales que deben presidir el ejercicio profesional:

  • La independencia en el ejercicio de su profesión; el abogado laboralista debe realizarla sin estar sometido a ninguna presión, principalmente de aquella que pudiera proceder de sus propios intereses o influencias exteriores, constituye la garantía de que los intereses de su cliente serán defendidos con objetividad.
  • La honestidad; el abogado laboralista es moralmente íntegro, veraz, leal y diligente en el desempeño de su función. 
  • La dignidad; el laboralista actúa conforme a las normas de honor y dignidad de la profesión. 
  • El interés del cliente; el abogado laboralista tiene el deber de defender con diligencia los intereses de su cliente, incluso cuando éstos resulten contrapuestos a los suyos propios, a los de un colega o aquellos de la profesión en general.
  • El secreto profesional; el laboralista tiene el derecho y el deber de guardar secreto profesional de todos los hechos y noticias que devengan de los casos que lleva, por razón de su actuación profesional. 
  • Incompatibilidades, el laboralista debe respetar el régimen de incompatibilidades vigente en cada momento para el ejercicio de la profesión. 
  • Función social, debe tener presente en todo momento el carácter de su cometido como servicio a la sociedad. 
  • Inmunidad del abogado laboralista en sus actuaciones ante la Administración de Justicia ampara su libertad de expresión y el derecho a la defensa, que deberán ser ejercidos de forma responsable.

¿A qué se dedica un abogado laboralista?

Un abogado laboralista puede asesorar a gremios, entidades, sindicatos, asociaciones, corporaciones, federaciones y agrupaciones tanto de trabajadores como empresarios. En este último caso, presta sus servicios a la junta directiva de la empresa, para su mejor actuación en defensa de los intereses de la organización.

Dependiendo del cliente que represente, un abogado laboralista tiene las siguientes funciones:

Cuando el cliente es un trabajador o agrupación de trabajadores:

Los abogados laboralistas tienen la función principal de acompañar, asesorar y defender a los trabajadores ante litigios relacionados con asuntos laborales, tales como: 

  • Asesoramiento en asuntos de derecho laboral individual y colectivo.
  • Asesoramiento en Seguridad Social, como incapacidades, invalidez, pensiones o jubilaciones.
  • Asesoramiento en el cálculo de la cuantía de indemnizaciones.
  • Representación en procedimientos judiciales de carácter laboral.
  • Representación y asesoramiento en negociación convenios laborales.
  • Asesoramiento y representación ante despidos y sanciones laborales. 
  • Asesoramiento en la negociación de contratos de trabajo.
  • Asesoramiento y representación ante reclamaciones de cantidad de trabajo, acoso laboral, mobbing y accidentes laborales.

Ten en consideración que el Derecho Laboral es lo suficientemente complejo para llevar tu caso solo, siempre solicita el asesoramiento de un abogado laboralista, te ayudará a proteger adecuadamente tus derechos. Además, debes recordar que los plazos en los procesos laborales son extremadamente cortos. Por ello, es importante que un abogado laboralista haga un seguimiento minucioso de tu caso.

Cuando el cliente es una empresa:

Las empresas privadas pueden contar con la presencia de un abogado laboralista para el buen funcionamiento de la misma, con la finalidad de protegerla ante cualquier imprevisto en materia laboral y seguridad social. Además, es de gran ayuda a la hora de informar las últimas normas y obligaciones del empleador en el sector. El laboralista se encarga principalmente de:

  • Gestión del área jurídica de la empresa (convenio colectivo, aplicación de la legislación laboral, etc.).
  • Coordinación del área legal laboral con el resto de departamentos de la empresa, y la dirección en los conflictos y dudas que puedan surgir sobre diferentes temas, por ejemplo, retribución, horarios, vacaciones, antigüedad, etc.
  • Asesoramiento en las negociaciones con el comité de empresa para resolver conflictos y proponer soluciones.
  • Representación de la empresa en procesos de carácter laboral (inspecciones de trabajo, reducción de plantilla, etc.) y de aplicación del régimen sancionador.
  • Recopilación de información, búsqueda de pruebas y realización de las gestiones necesarias para asegurar la defensa de los intereses de la empresa.
  • Asesoramiento en la elaboración de convenios individuales o colectivos para encontrar la opción más adecuada para la empresa en caso de accidentes laborales.
  • Informar y asesorar sobre los derechos de los trabajadores, para que la empresa pueda ahorrar costes de despido y no verse implicada en casos de despidos improcedentes,  que podrían acarrear graves sanciones y sufrir pérdidas económicas.
  • Asesoramiento en todo lo que se refiere a la celebración y extinción de contratos, tramitación de permisos de trabajo para trabajadores extranjeros y asistencia letrada en aquellos  procesos que se siguen ante la jurisdicción social.

Como acabas de ver, el abogado laboralista puede tener como clientes tanto a trabajadores como empresas. En ambos casos se encarga del asesoramiento jurídico en el ámbito laboral, principalmente en temas de mediación entre trabajadores y empresa, contrataciones, tramitación de bajas e indemnizaciones, así como la imposición y el levantamiento de sanciones por el incumplimiento de las normativas.

Artículos similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *