Abogados civiles Abogados de familia

¿Qué es un juicio de alimentos?

juicio de alimentos

Seguramente ha pasado por tu mente, de haber estado en un litigio de alimentos, cómo proceder en esta situación o cómo apoyar a algún familiar en estos casos. A continuación, te damos más detalles y consejos sobre los juicios de alimentos.
Es un proceso mediante el cual si tras una separación los padres no llegan a una conciliación pacífica, se procede a acudir a la vía legal para que un juez determine unas soluciones. Entendemos pues que en un juicio de alimentos se determina una pensión económica que puede definirse como el deber impuesto a una o varias personas de asegurar la subsistencia de una u otra (en este caso, los hijos), suponiendo la conjunción de dos partes, aplicable a todos los casos en los que éstos se reclamen, salvo cuando sea operativo algún tipo de procedimiento especial como son los casos de los procesos matrimoniales, de menores, filiación, paternidad y maternidad.
La manutención incluye, además de la alimentación, la ropa, la higiene, los gastos escolares y la atención sanitaria.
La pensión alimenticia se da hasta el momento en que los hijos dejen de necesitarla, incluso en el caso de que en la etapa estudiantil el menor haya tenido un hijo.

¿Para qué se lleva a cabo un juicio de alimentos?

Cuando uno de los progenitores ha incumplido con su responsabilidad paterno-filial de contribuir a la manutención y sustento económico de sus hijos, es posible la presentación de una demanda de alimentos, a fin de satisfacer las necesidades económicas de los menores.

¿Cuánto es lo que debe dar un progenitor a sus hijos?

El monto mínimo para dar una pensión de alimentos es de 15% de las percepciones del tutor, sin embargo, no debemos olvidar también que deben ser proporcionales a las posibilidades económicas de los obligados y necesidades de los hijos, en caso haya controversias y falta de acuerdos el monto a estipular queda a criterio del juez; pudiendo oscilar entre 20% y 30 % por hijo, teniendo en cuenta también la zona donde habita la pareja.

¿Qué prestaciones entran en la pensión alimenticia?

Los alimentos comprenden: La comida, el vestido, vivienda, gastos escolares, gastos médicos; en el caso de que la madre esté embarazada aún los gastos de embarazo y parto. Respecto a los menores, además los gastos para su educación y para proporcionarles un oficio, arte o profesión adecuados a sus circunstancias personales.

Aquí también despejaremos las dudas sobre el aumento, reducción o suspensión de la pensión alimenticia.
Cuando se toma la decisión de fijar una pensión alimenticia al deudor alimentario, el juez debe tomar en cuenta que los alimentos tienen que ser proporcionados a las posibilidades del que debe darlos y a las necesidades de quien deba recibirlos, esto como un principio de proporcionalidad entre el ingreso del deudor alimentario y las necesidades de quienes tengan derecho a recibirla en este caso los hijos.
Sin embargo, si hay alguna modificación en los ingresos, surge el aumento, la disminución o el cese de la pensión alimenticia, que trataremos a continuación:

• ¿Tiene el deudor alimentario el deber de avisar si cambia de empleo?

Sí, es obligación del deudor alimentario informar de inmediato al juez de lo familiar y al acreedor alimentista cualquier cambio de empleo, la denominación o razón social de su nueva fuente de trabajo, la ubicación de ésta y el puesto o cargo que desempeñará, a efecto de que continúe cumpliendo con la pensión alimenticia decretada y no incurrir en alguna responsabilidad asignada.

• ¿Cuándo puede aumentar la pensión alimenticia?

Los acreedores alimentarios pueden solicitar aumentar el monto de la pensión alimenticia, principalmente cuando tengan conocimiento de que los ingresos del deudor alimentario incrementaron o bien las necesidades de dichos acreedores han aumentado.

• ¿Cuándo puede reducirse el monto de una pensión alimenticia?

El deudor alimentario puede recurrir ante un juez de lo familiar en los casos en los que por circunstancias ajenas a su voluntad, se vea afectado o disminuido en su capacidad económica, debido a que sus ingresos disminuyan, surja el nacimiento de un nuevo hijo, tenga pérdida del empleo o padezca de alguna enfermedad grave o cualquier otro motivo que lo imposibilite para trabajar, podrá solicitar la reducción del monto que aporta para la pensión alimenticia.

• ¿Cuándo se puede suspender o cesar una pensión alimenticia?

La pensión alimenticia se suspende o cesa, según el caso, por cualquiera de las siguientes causas:

  • Cuando el que la tiene carece de medios para cumplirla.
  • Cuando el alimentista deja de necesitar los alimentos.
  • En caso de violencia familiar o injurias graves inferidas, por el alimentista mayor de edad, contra el que debe prestarlos.
  • Cuando la necesidad de los alimentos dependa de la conducta viciosa o de la falta de aplicación al estudio del alimentista mayor de edad.
  • Si el alimentista, sin consentimiento del que debe dar los alimentos, abandona la casa de éste por causas injustificables; y las demás que señale la ley.

Llegados a este punto habrá quienes se pregunten: si la obligación de pagar alimentos no se extingue hasta que se dicta otra sentencia que así lo dice, ¿cómo se consigue la sentencia que diga que cesa la obligación de pagar alimentos?
La respuesta a esta pregunta es “instando el correspondiente procedimiento de modificación de medidas definitivas”, en el que por la razón que sea, por ejemplo: los hijos trabajan y son independientes económicamente, se solicite que se declare extinguida tal obligación.
En la práctica, por lo general, cuando los hijos adquieren la independencia económica principalmente porque empiezan a trabajar, los padres dejan de pagar la pensión de alimentos, sin más, siendo muy pocos los que, como he dicho, instan un procedimiento de modificación de medidas para que se declare que ya no hay que seguir pagando.
Esta práctica muy extendida llamémosla “vía de hecho”, cuando las relaciones entre los padres y/o del padre con los hijos son buenas o simplemente correctas, no suele dar problemas.
Esperamos haber despejamos algunas dudas o incógnitas referente a este tema y que sea de mucha ayuda para ustedes. Por lo que sugerimos siempre actuar por la vía legal y de forma correcta, mantenernos informados constantemente sobre las diversas modificaciones que puedan presentarse en el camino y procurar dejar un buen legado a nuestros hijos.

Artículos similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *