Abogados administrativos Abogados civiles

¿Qué es un juicio de interdicción?

qué es un juicio de interdiccion

La interdicción es la prohibición o privación de un derecho impuesta por la autoridad judicial. Por ende, el juicio de interdicción autoriza a un juez de familia a otorgarle un representante o tutor a una persona de la tercera edad y/o que sufre de discapacidad física o mental, la cual no puede valerse por sí misma.

¿Qué significa ser declarado interdicto?

Un interdicto es un procedimiento judicial sumario y de tramitación sencilla cuyo objetivo es atribuir la posesión de una cosa a una determinada persona física o jurídica frente a otra, de manera provisional.

Un interdicto también puede ser aquel que sufra agresiones o molestias externas y que interrumpa la normalidad o la paz de su día a día. Podría emplearse para aquellos casos que tienen vecinos que día y noche tocan instrumentos, impidiendo nuestro sueño, aquellos que hacen obras, que guardan basura en su casa y el olor invade nuestra escalera o vivienda, etc. Un juicio de interdicción obligaría a esas otras personas a paralizar esas actividades que nos están afectando negativamente.

¿En qué consiste la declaración de un interdicto?

Solamente se puede declarar la incapacidad cuando la persona no puede relacionarse con los que lo rodean y no puede decir lo que quiere o lo que no quiere por ningún medio de comunicación. Para llegar a la declaración de incapacidad, también es necesario que el sistema de apoyos no funcione. El tiempo que se tarda en declarar a una persona incapaz depende de la comunidad en la que se hayan realizado los trámites para el proceso, en principio el procedimiento puede tener una duración de 4 a 6 meses.

Los Procedimientos de incapacitación judicial constan en:
El presunto incapaz puede comparecer en el proceso con su propia defensa y representación. Si no lo hicieren, serán defendidos por el Ministerio Fiscal, siempre que no haya sido éste el promotor del procedimiento.
En otro lugar, se designará un defensor judicial.
En el procedimiento, el juez oirá a los parientes más próximos del presunto incapaz, examinará a éste por sí mismo y acordará los dictámenes periciales necesarios o pertinentes en relación con las pretensiones de la demanda y demás medidas previstas.
Una vez se celebre la vista, se dictará sentencia declarando la incapacitación basándose en:

  1. Competencia del Juez.
  2. La intervención del Ministerio Fiscal.
  3. Establecimiento de medidas cautelares.
  4. Legitimación para promover el procedimiento de incapacitación.
  5. Comparecencia del presunto incapaz.
  6. Pruebas y audiencias preceptivas.
  7. Sentencia dictada en el procedimiento de incapacitación.

La sentencia que declara la incapacitación

Es la sentencia que determinará la extensión y los límites de ésta, así como el régimen de tutela que haya de quedar sometido el incapacitado. También, podrá decretar el internamiento del incapaz en el centro correspondiente de que se trate, pero dicho internamiento sólo se decretará a la vista de las concretas circunstancias que se presenten en el caso. El juez establecerá, según el caso, para la protección de la persona y patrimonio del incapaz, la tutela, la curatela o el defensor judicial.

¿Qué es la tutela?

La tutela viene regulada en los artículos 222 y siguientes del Código Civil y se trata de una institución jurídica que tiene por objeto la guarda y protección de la persona y los bienes del incapacitado.
La tutela es consecuencia de un proceso de incapacitación.
El tutor es el representante del menor o incapacitado, salvo para aquellos actos que pueda realizar por sí solo, ya sea por disposición expresa de la ley o de la sentencia de incapacitación.
Podrán ser tutores todas las personas que se encuentren en el pleno ejercicio de sus derechos civiles y en quienes no concurra alguna de las causas de inhabilidad establecidas legalmente.
Podrán ser también tutores las personas jurídicas que no tengan finalidad lucrativa y entre cuyos fines figure la protección de menores e incapacitados.

Reintegración de la capacidad civil

La sentencia de incapacitación no impedirá que, sobrevenidas nuevas circunstancias, pueda instarse un nuevo proceso que tenga por objeto dejar sin efecto o modificar el alcance de la incapacitación ya establecida. La sentencia que se dicte deberá pronunciarse sobre si procede o no dejar sin efecto la incapacitación, o sobre si deben o no mortificarse la extensión y los límites de ésta.

Para el nombramiento de tutor se preferirá a las siguientes personas:
1.- Al designado por el propio tutelado.
2.- Al cónyuge que conviva con el tutelado.
3.- A los padres.
4.- A la persona o personas designadas por éstos en sus disposiciones de última voluntad.
5.- Al descendiente, ascendiente o hermano que designe el juez.

¿A qué está obligado el tutor?

El tutor está obligado a velar por el tutelado y, en particular:
• A procurarle alimentos.
• A educar al menor y procurarle una formación integral.
• A promover la adquisición o recuperación de la capacidad del tutelado y su mejor inserción en la sociedad.
• A informar al Juez anualmente sobre la situación del menor o incapacitado y rendirle cuenta anual de su administración.

El tutor es el administrador legal del patrimonio del tutelado y está obligado a ejercer dicha administración con la diligencia de un buen padre de familia. Está obligado a hacer inventario de los bienes del tutelado dentro del plazo de sesenta días, a contar desde aquel en que hubiese tomado posesión de su cargo

Las personas que estarán sujetas a tutela son las siguientes:
• Los menores no emancipados que no estén bajo la patria potestad.
• Los incapacitados, cuando la sentencia lo haya establecido.
• Los sujetos a la patria potestad prorrogada, al cesar ésta, salvo que proceda la curatela.
• Los menores que se hallen en situación de desamparo.

¿Y entonces qué pasa con los bienes de un interdicto?

La persona que es declarada interdicta pierde la administración de sus bienes y sus actos no tienen valor legal. La solicitud de declaración de interdicción por demencia debe ser presentada ante el respectivo juzgado civil por un abogado o abogada.

¿Quién puede pedir la interdicción?

Las siguientes personas pueden provocar el juicio ordinario de interdicción del disipador:
1. El cónyuge no separado judicialmente o descendientes.
2. Cualquiera de sus consanguíneos hasta el 4º grado.
3. Los ascendientes o hermanos del presunto incapaz.
4. Cualquier persona está facultada para poner en conocimiento del Ministerio Fiscal los hechos (las autoridades y funcionarios públicos que, por razón de sus cargos, conocieran la existencia de posible causa de incapacitación en una persona, deberán ponerlo en conocimiento del Ministerio Fiscal).
El juicio de interdicción tiene como objetivo proteger a la persona incapacitada y a los bienes que pueda tener.

Artículos similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *