Abogados administrativos Abogados civiles Abogados penalistas

¿Qué es un juicio de usurpación?

delito de usurpacion

Para entender lo que significa un juicio de usurpación, primero debemos comprender el significado de la palabra “usurpar” que viene de usurpador (del latín usurpator​ y este de usurpare -«tomar para su uso», «usar») un término peyorativo usado para denominar a la persona o grupo que reclama u obtiene el poder de forma ilegítima o controvertida.

¿Cómo se configura el delito de usurpación?

El delito de usurpación se configura por la violencia, amenaza, engaño o abuso de confianza que realiza el “usurpante”, quien procede a despojar a otro total o parcialmente de la posesión o tenencia de un inmueble o del ejercicio de un derecho real constituido sobre él. Consiste en apoderarse de una propiedad o de un derecho ajeno invadiendo el inmueble, manteniéndose en él o expulsando a los ocupantes. Este delito contra el patrimonio se regula en los artículos 245 y siguientes del Código Penal español.

¿Qué nos dice el Artículo 245 del Código Penal?

  1. Al que con violencia o intimidación en las personas ocupare una cosa inmueble o usurpare un derecho real inmobiliario de pertenencia ajena, se le impondrá, además de las penas en que incurriere por las violencias ejercidas, la pena de prisión de uno a dos años, que se fijará teniendo en cuenta la utilidad obtenida y el daño causado.
  2. El que ocupare, sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o se mantuviera en ellos contra la voluntad de su titular, será castigado con la pena de multa de tres a seis meses.

Hay varios tipos de usurpación cómo por ejemplo:

Usurpación de identidad:

Hoy en día, este delito ha adquirido protagonismo gracias a las nuevas tecnologías. En este sentido, son muy comunes los delitos de suplantación o usurpación de la identidad. mediante los cuales una persona actúa bajo el nombre y apellidos de otra para generar confusión en terceros. Este hecho ilícito suele desarrollarse, por ejemplo, en el ámbito de las redes sociales.

Usurpación de estado civil:

Cosiste en suplantar su paternidad, derechos y cualquier otro elemento para obtener un beneficio al que no tendría derecho, está cometiendo el delito tipificado en el artículo 401 del Código Penal, que dispone que «el que usurpare el estado civil de otro será castigado con la pena de seis meses a tres años».

Usurpación de funciones públicas:

Se refiere a, cuando alguien realiza actos que solo pueden ser llevados a cabo por un funcionario o autoridad concreta.

Usurpación de vivienda:

Por otro lado, el modo de actuar de un okupa es otro claro ejemplo de delito de usurpación. Éstos se instalan en viviendas desocupadas haciendo un usufructo de ellas, como forma de vida y protesta social.

También se cataloga el hecho de que se altere términos o lindes de pueblos o heredades o cualquier clase de señales destinadas a fijar los límites de propiedades o demarcaciones de predios contiguos, tanto de dominio público como privado, será castigado con la pena de multa de tres a dieciocho meses. Si la utilidad reportada no excediere de 400 euros, se impondrá la pena de multa de uno a tres meses (Artículo 246 DEL Código Penal).

Tipos de usurpación de inmuebles

Ya que entendemos lo que significa el delito de usurpación comprendamos también lo que es la ocupación de inmuebles en el derecho penal:

Existen DOS delitos que tipifican conductas penales relacionadas con la ocupación ilegal:

1.- el delito de “ALLANAMIENTO DE MORADA” previsto en el artículo 202 del Código Penal.

2.- el delito de “USURPACIÓN” previsto en el artículo 245 del Código Penal.

El delito de allanamiento de morada está castigado con penas superiores al delito de usurpación.

La diferencia más notable entre ambos, es que en el delito “allanamiento de morada” el bien protegido es la morada de la persona perjudicada por el delito, entendiendo por morada la vivienda donde su titular desarrolla las actividades de la vida cotidiana, ya sea esta actividad de forma permanente (ejemplo: primera vivienda), como eventual (segundas viviendas).

Cuando se trate de ocupación de viviendas que no son la morada de su titular, como por ejemplo la que se encuentran abandonadas, vacías, en construcción, etc, es decir que no constituyen “morada”, estaremos frente a un delito de “usurpación”.

Ante el aumento considerable de ocupaciones ilegales de inmuebles y a fin de dar instrucciones a los Fiscales para que actúen en defensa de la legalidad y de los intereses de las víctimas, se ha dictado por La Fiscalía General del Estado ha remarcado en la Instrucción nº 1/2020, de 15 de septiembre, la aclaración entre el delito de allanamiento de morada y delito de usurpación de inmuebles, así como las medidas cautelares aplicables, con vocación de unificar criterio en la materia.

· En esta instrucción de la Fiscalía se delimita el delito de “allanamiento de morada” y el de “usurpación” indicando:

“Así pues, a la hora de valorar la calificación jurídico-penal de los hechos, además de las primeras residencias, se consideran morada las denominadas segundas residencias o residencias de temporada, siempre que en las mismas se desarrolle, aún de modo eventual, la vida privada de sus legítimos poseedores.”

Los delitos de usurpación, tipificados en el Capítulo V del Título XIII del Código Penal de 1995, constituyen una modalidad de delitos patrimoniales que tutelan específicamente los derechos reales sobre bienes inmuebles.

En ellos el bien jurídico protegido es el patrimonio inmobiliario, y como delitos patrimoniales la lesión del bien jurídico requiere que se ocasione un perjuicio al titular del patrimonio afectado, que es el sujeto pasivo del delito.

Los pasos que se llevan a cabo en un juicio de usurpación de vivienda:

La modalidad delictiva específica de ocupación pacífica de inmuebles, introducida en el Código Penal de 1995 en el número 2º del artículo 245 , requiere para su comisión los siguientes elementos:

1. La ocupación, sin violencia o intimidación, de un inmueble, vivienda o edificio que en ese momento no constituya morada de alguna persona, realizada con cierta vocación de permanencia, en los casos de ocupaciones meramente temporales y sin vocación de permanencia la Fiscalía no suele acusar inspirándose en el principio de intervención mínima del Derecho Penal.

2. Que esta perturbación posesoria puede ser calificada penalmente como ocupación, ya que la interpretación de la acción debe realizarse desde la perspectiva del bien jurídico protegido y del principio de proporcionalidad que informa el sistema penal (Art 49 3º de la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea). Desde ambas perspectivas la ocupación inmobiliaria tipificada penalmente es la que conlleva un riesgo relevante para la posesión del sujeto pasivo sobre el inmueble afectado, que es lo que dota de lesividad y significación típica a la conducta, por lo que las ocupaciones ocasionales o esporádicas, sin vocación de permanencia o de escasa intensidad, son ajenas al ámbito de aplicación del tipo.

3. Que el realizador de la ocupación carezca de título jurídico que legitime esa posesión, pues en el caso de que hubiera sido autorizado para ocupar el inmueble, aunque fuese temporalmente o en calidad de precarista, la acción no debe reputarse como delictiva, y el titular deberá acudir al ejercicio de las acciones civiles procedentes para recuperar su posesión.

4. Que conste la voluntad contraria a tolerar la ocupación por parte del titular del inmueble, bien antes de producirse, bien después, lo que especifica este artículo al contemplar el mantenimiento en el edificio “contra la voluntad de su titular”, voluntad que deberá ser expresa. Respecto a este requisito algunas Audiencias como la de Toledo exigen el requerimiento expreso de desalojo por parte del titular del inmueble.

5. Que concurra dolo en el autor, que abarca el conocimiento de la ajeno del inmueble y de la ausencia de autorización, unido a la voluntad de afectación del bien jurídico tutelado por el delito, es decir la efectiva perturbación de la posesión del titular de la finca ocupada.

Artículos similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *