Abogados administrativos Abogados mercantiles

¿Qué es un juicio ejecutivo?

juicio ejecutivo

El juicio ejecutivo o proceso monitorio es un proceso jurisdiccional destinado a satisfacer una pretensión de ejecución fundada, que se tramita por un procedimiento sumario para reducir los actos procesales destinados a facilitar el conocimiento del tribunal sobre el fondo de un asunto litigioso planteado. En este sentido, el juicio ejecutivo es la vía más exenta con que cuentan los acreedores cuyo derecho se funda en un título ejecutivo.

¿Cómo es su procedimiento?

El juicio ejecutivo se tramita a instancia de parte, esto es, a instancias de quien ejerce la acción jurisdiccional de acceso a los juzgados y tribunales, solicitando la concreta acción ejecutiva consistente en la ejecución forzosa de obligaciones cuya existencia y exigibilidad se deducen de documentos que conceden, a su titular, la acción ejecutiva.
Es un procedimiento especial que tiene por objeto la resolución rápida de conflictos jurídicos en los que no existe contradicción, rápido y sencillo cuya finalidad es conceder cuanto antes al demandante un título ejecutivo en aquellos juicios en los que el demandado no se opone formalmente a la demanda.

Nació para combatir los problemas de impagados que se producen en un elevado porcentaje de transacciones comerciales frente al incumplimiento voluntario de las obligaciones del deudor, el acreedor puede instar el juicio ejecutivo ante el tribunal respectivo. El juicio ejecutivo es un proceso judicial de ejecución forzosa.
El juicio ejecutivo puede ser especial o general. El primero tiene en la ley un especial procedimiento de ejecución y realización de bienes, normalmente basado en una garantía convencional, como el procedimiento ejecutivo hipotecario y el procedimiento ejecutivo concursal.


El procedimiento general, por su parte, no se basa en ninguna garantía específica, sino en la garantía general de los acreedores para hacer cumplir sus obligaciones sobre todos los bienes del deudor, presentes y futuros: el denominado “derecho de prenda general”.
En estos procesos, los Juzgados y Tribunales ejercen la potestad de ejecución, dictando las resoluciones judiciales previstas en la ley para que el acreedor ejecutante, obtenga, por vía de apremio, el cumplimiento de la obligación documentada en el título ejecutivo.

Títulos que dan lugar al juicio ejecutivo

  1. Las resoluciones judiciales firmes.
  2. Los laudos arbitrales firmes.
  3. Las Actas de Conciliación de acuerdo a ley.
  4. Los Títulos Valores que confieran la acción cambiaria.
  5. La constancia de inscripción y titularidad expedida por la Institución de Compensación y Liquidación de Valores.
  6. La prueba anticipada que contiene un documento privado reconocido.
  7. La copia certificada de la Prueba anticipada que contiene una absolución de posiciones, expresa o ficta.
  8. El documento privado que contenga transacción extrajudicial.
  9. El documento impago de renta por arrendamiento, siempre que se acredite instrumentalmente la relación contractual.
  10. El testimonio de escritura pública.
  11. Otros títulos a los que la ley les da mérito ejecutivo.

¿Quiénes pueden ejecutar y ser ejecutados?

Puede pedir la ejecución en virtud del instrumento que la trae aparejada, no solamente el acreedor a cuyo favor estuviese otorgado, sino también cualquiera otra persona que tenga interés en él y represente los derechos del acreedor principal. Así es, que pueden pedir la ejecución:

  • El socio, por los créditos de la compañía, aunque no tenga poder ni cesión de sus consocios.
  • El esposo, por la dote que le fue prometida no entregada, y aun por los bienes parafernales como representante de su mujer; bien que para cobrarlos necesita poder de esta.
  • El heredero del acreedor difunto, y si hubiere dos o más, cada uno por su parte respectiva.
  • El comprador de la herencia contra los deudores de esta.
  • El albacea o testamentario universal a quien dio facultad el testador para la distribución de sus bienes, pues que tiene las acciones útiles y directas del testador.
  • El legatario o fideicomisario contra el que tiene en su poder la cosa legada.
  • El fiador contra el deudor a quien fió, por lo que hubiere pagado en su nombre voluntariamente o apremiado, presentando además de la escritura de obligación la cesión o carta de lasto del acreedor.
  • El fiador contra sus compañeros en la fianza por lo que pagó por ellos; presentando igualmente la carta de lasto del acreedor.
  • La mujer, disuelto el matrimonio, contra los herederos de su marido, por la dote que este recibió y arras que le prometió; y también por su mitad de gananciales contra los deudores de su marido.
  • El cesionario del acreedor.
  • El procurador o apoderado del acreedor, ya tenga poder especial para ejecutar, ya solo general para pleitos; bien que no podrá cobrar la deuda sin que en el poder se le faculte para ello.

LAS ETAPAS DEL PROCESO EJECUTIVO

El Proceso Ejecutivo desde nuestra perspectiva se divide y subdivide en las siguientes etapas:
1. Medidas Previas, contiene las retenciones, embargos y toda clase de medidas cautelares propios de la ejecución. Pudiendo estas ser levantadas, sustituidas, ampliadas o reducida su medida.
2. La Demanda o Petición de Ejecución, contiene el título, documento o resolución con mérito ejecutivo.
3. El Mandato Ejecutivo, contiene la Intimación de Pago.
4. Citación y Emplazamiento para la Defensa.
5. Cumple voluntariamente su obligación.
6. Cumple coactivamente su obligación.
7. Oposición de Excepciones y otros medios de defensa.
8. Contestación de las excepciones y otros medios de defensa.
9. Las Pruebas, solo son admisibles la declaración de parte, los documentos y la pericia.
10. Sentencia.
11. Cumplimiento o Ejecución de la Sentencia.
12. Remate.
13. Adjudicación – Pago.
14. Los recursos impugnatorios que proceden contra la Sentencia, la apelación.
15. La construcción de las etapas procesales tienden a fusionarse, desaparecer, aumentar o reducirse, la tendencia procesal moderna es a la fusión, reducción o desaparición de uno o más actos procesales. El propósito es tener obtener actos procesales rápidos, eficientes y efectivos para el usuario del proceso.

El proceso único de ejecución tiene como fin que se cumpla con un derecho que ya ha sido reconocido en un título ejecutivo, a diferencia del proceso cognitivo o de conocimiento, en el que se persigue la constitución o declaración de una relación jurídica.

Artículos similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *