Abogados administrativos Abogados civiles Abogados de familia Abogados inmobiliarios Abogados laborales Abogados mercantiles Abogados penalistas

¿Qué es un juicio en línea?

que es un juicio en linea

Seguramente te has visto envuelto en un caso sobre cómo afrontar un juicio en línea, quizás algún familiar o amigo esté atravesando ese proceso. Aquí te contamos en qué consiste y cómo llevarlo.


El juicio en línea en materia fiscal tan utilizado en la actualidad consiste en el proceso contencioso administrativo que regula la LFPCA (Ley Federal del Procedimiento Contencioso Administrativo), el cual deberá llevarse desde la demanda, desahogo de pruebas y el dictado de la sentencia hasta su notificación, mediante el uso de un sistema informático denominado “Sistema de juicio en línea”. Los juicios por internet son una nueva modalidad de tramitación judicial aplicada en países tales como Polonia y México. En el caso de España, se aplica desde principios de Mayo de 2020 y su finalidad, es poder entregar testimonio por internet a través de videoconferencias mediante las diferentes plataformas que hoy existen para facilitar el proceso ante el juez y este a su vez entregar su determinación final respecto a un caso.

Las nuevas tecnologías de la Información actualmente incorporan novedades, que innovan de manera importante a la sociedad, desde diversos aspectos tanto económicos, políticos, sociales, educativos, culturales y fiscales, por lo que nos encontramos frente a la primera y más impresionante revolución tecnológica global donde sus elementos se actualizan en tiempos realmente inimaginables, debido a la coyuntura por la que estamos atravesando a nivel mundial, el COVID-19 ha generado cambios inesperados en nuestra forma de vida y entorno social.


Por todos resulta conocido que el fenómeno de la Internet continúa alcanzando proporciones cada vez más universales, pero hasta el momento sigue siendo un entorno exclusivo de aquellos que tienen las posibilidades de acceder a él. Sin embargo, la población que utiliza, se conecta o comunica mediante su va en aumento, el gran auge y trascendencia a nivel mundial permite la comunicación, la interacción, la compra-venta de productos, la prestación de servicios, realizar trabajo remoto desde casa, pagar impuestos, entre otras cosas y hasta realizar litigios por este medio. No se puede dudar que hoy, con todos estos avances tecnológicos, se considera un medio de comunicación de gran utilidad para los asuntos legales.

Los avances en los sistemas de comunicaciones han causado dificultades a los legisladores, pero hoy nos enfrentamos a las cuestiones relativas a Internet, que no tienen precedentes. Los retos de la Administración de la Justicia ante su uso tenían unas barreras que no se lograban vencer sin un cierto consenso internacional. Ahora es cada vez mayor su adecuación y uso para efectos prácticos.


Desde cualquier punto de vista, es necesario partir de la idea que nunca ha existido un medio de comunicación que por su dinamismo e inmensurable crecimiento pueda equipararse a Internet, una red como ésta no había surgido en toda la historia de los aspectos de las Ciencias sociales y cultura humana. Sin embargo, siempre ha existido el propósito de establecer comunicación universal entre todos los pueblos, y este es el resultado de lo que finalmente llegó el desarrollo de Internet.


Las nuevas tecnologías digitales, que han irrumpido en redes abiertas de telecomunicaciones, han permitido su rápido crecimiento, el cual fue constante al principio, pero pronto se desarrolló sin control, y actualmente presenta un crecimiento exponencial que nos beneficia de muchas formas.

Todo ello pone de manifiesto que la maquinaria de los juicios online se ha puesto en marcha en la Justicia española. Sin duda llevará tiempo su generalización, ya que existe un obvio problema a nivel de medios técnicos disponibles y formación de los participantes en cuanto a la tecnología a utilizar. Además, deben resolverse cuestiones jurídico-tecnológicas, como la identificación de las partes, la integridad documental, la garantía del principio de inmediación o el cumplimiento de la tutela judicial efectiva.


De hecho, el propio Tribunal Constitucional pone pegas al formato online, al haber suspendido sus plenos en línea por miedo a ciberataques y argumentar que las deliberaciones de las sentencias requieren un debate presencial que es más fácil de realizar alrededor de una mesa.

Debido a la coyuntura actual muchas entidades del Estado y particulares, han tenido que cambiar su metodología de trabajo para adaptar a esta nueva situación, con ello se procura el bienestar tanto de los trabajadores y funcionarios cómo el de la ciudadanía en general, y la justicia no se libra de las consecuencias de la pandemia y muchos países, incluido España, se lanzan a buscar soluciones en el mundo digital, pero no es tan sencillo como parece.


En nuestro país, la discusión también ha aparecido, y los tribunales españoles no son ajenos a lo que está ocurriendo. Es más, desde el 2020, ya se han celebrado varios juicios en línea y cada día son más. El primero fue el 6 de mayo en el juzgado número 2 de Barbastro, en Huesca, y trató sobre la modificación de las medidas de custodia de una menor en un divorcio. Mientras que los abogados de las partes y la fiscalía participaron desde casa, la jueza, la secretaria judicial y la auxiliar lo hacían en sala. Tras este caso han venido varios más que han hecho más palpable la necesidad de regular todo esto de forma definitiva y así lo aseguran varios expertos.

Artículos similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *